Curso para inversores bursátiles (clase 3): Acciones y valores negociables

Clase 3 | ACCIONES Y OBLIGACIONES NEGOCIABLES | Nora Ramos

  • Acciones: los derechos que acuerdan (voto; dividendos; suscripción preferente; receso; derecho a la información: ocasional, relevante, código de buen gobierno.
  • Impacto de los actos societarios en la negociación. Ejemplos.
  • Obligaciones Negociables: Tipos. ¿Socio o acreedor?: las obligaciones negociables convertibles. Términos y condiciones. Libertad de creación.
  • Los VCPs.
  • Régimen Pymes.
  • La ON simple Garantizada.
  • El rol de las Sociedades de Garantía Recíproca. Casos exitosos.

📚Material utilizado en la clase 👉https://bit.ly/3rkrXmN

👉Bibliografía en PDF con descarga gratuita: https://www.fundacionbolsa.com.ar/pub…

Libro: “Reconstrucción monetaria” de Ludwig von Mises (Parte 4)

II

Las ventajas y supuestas deficiencias del patrón oro

La excelencia del talón oro radica en el hecho de que hace la determinación del poder adquisitivo de la unidad monetaria independiente de los planes de acción que persigan los gobiernos y los partidos políticos. Además, impide a los gobernantes eludir las prerrogativas de las asambleas representativas en materia financiera y presupuestar. El control de las finanzas por el parlamento únicamente puede operar si el gobierno no se encuentra en situación de subvenir a los gastos no autorizados, mediante el incremento de la cantidad de dinero en circulación a virtud de su fiat. Cuando se considera bajo este aspecto, el patrón oro se nos presenta como un instrumento indispensable del conjunto de salvaguardias constitucionales que hacen que el sistema de gobierno representativo pueda funcionar.

Cuando a mediados del siglo XIX aumentó considerablemente la producción aurífera en California y Australia, varias gentes atacaron el patrón oro diciendo que era inflacionario. Por aquellos días Michel Chevalier, en su libro sobre “La Probable Depreciación del Oro”, recomendó que se abandonara el talón oro, y Béranger se ocupó del mismo asunto en uno de sus poemas. Más tarde estas críticas se apagaron. Al talón oro ya no se le acusó de inflacionario, sino por el contrario, de deflacionario. Hasta los partidarios más fanáticos de la inflación gustan de disfrazar sus verdaderas intenciones declarando que simplemente desean compensar la presión contraccionista que la oferta supuestamente insuficiente de oro tiende a producir.

A pesar de lo anterior, es claro que durante las últimas generaciones ha prevalecido una tendencia al alza en los precios de todas las mercancías y en las tasas de los salarios. No es el caso de que examinemos los efectos económicos de una tendencia general de los precios y los salarios en dinero a descender. Pues no hay duda de lo que hemos experimentado en el transcurso de los últimos cien años fue precisamente lo contrario, esto es, una tendencia secular en el sentido de un descenso en el poder adquisitivo de la unidad monetaria, la cual sólo temporalmente se vio interrumpida por las consecuencias de la terminación de un auge creado intencionalmente mediante la expansión del crédito. Comparando con las mercancías, el oro se hizo más barato, no más caros. Lo que piden los enemigos del talón oro no es invertir una tendencia dominante en materia de determinación de precios sino intensificar muy considerablemente el movimiento ascendente que ya prevalece en los precios y salarios. Sencillamente pretenden abatir el poder adquisitivo de la unidad monetaria a un ritmo acelerado.

Curso para inversores bursátiles (clase 2): Bonos públicos

Clase 2 | BONOS PÚBLICOS | Manuel Oyhamburu

  • Introducción al mercado de renta fija.
  • Clases y condiciones principales de emisión de los Bonos negociados en bolsa: Públicos (nacionales y provinciales) y corporativos; en pesos y en dólares.
  • Pago de interés y amortización del capital.
  • Valor nominal y residual.
  • Cotización, valor técnico y paridad.
  • Medidas de rentabilidad.
  • La tasa interna de retorno (TIR).
  • Riesgos asociados a la inversión en bonos.

📚Material utilizado en la clase 👉 http://bit.ly/3sfFrBq

👉Bibliografía en PDF con descarga gratuita: https://www.fundacionbolsa.com.ar/pub…

Libro: “Reconstrucción monetaria” de Ludwig von Mises (Parte 3)

Hasta aquí reinaba la unanimidad entre los defensores de la moneda sana. Pero entonces se suscitó la batalla de los talones. La derrota de quienes estaban a favor de la plata y la impracticabilidad del bimetalismo hicieron que con el tiempo el principio de la moneda sana equivaliera al patrón oro.

Al finalizar el siglo XIX existía unanimidad en todo el mundo, entre los hombres de negocios y los estadistas, en el sentido de que el talón oro era indispensable. Los países en que existía un sistema de moneda de papel sin valor intrínseco, dotada de curso forzoso por el fiat del gobierno, o el patrón plata, consideraban la adopción del talón oro como la meta primordial de su política económica. Ningún caso se hacía a quienes ponían en duda la superioridad del talón oro, pues se les consideraba como extravagantes por los representantes de la doctrina oficial, los profesores, los banqueros, los hombres de Estado, los editores de los grandes diarios y revistas.

Fue un grave error de los partidarios de la moneda sana adoptar semejante táctica. A ninguna ideología debe tratarse en forma sumaria, por disparatada y contradictoria que parezca. Aun una doctrina manifiestamente equivocada debe ser refutada analizándola cuidadosamente y exponiendo las falacias que contiene. Una doctrina fundada únicamente puede salir victoriosa si pone en evidencia los puntos en que se engañan sus adversarios.

Los principios esenciales de la doctrina de la moneda sana eran y son inexpugnables. Pero sus apoyos científicos en las últimas décadas del siglo XIX fueron poco firmes. Los intentos por demostrar que se apegaban a los puntos de vista de la teoría clásica del valor no resultaron convincentes y perdieron todo sentido cuando este concepto del valor hubo de desecharse. Sin embargo, los campeones de la nueva teoría del valor restringieron sus estudios, durante casi medio siglo, a los problemas relacionados con el cambio directo y abandonaron el tratamiento de la moneda y el crédito a prácticos desconocedores de la economía política. Hubo tratados sobre cataláctica que se ocuparon sólo incidentalmente y de pasada de los asuntos monetarios, y hubo libros sobre moneda y crédito que ni siquiera trataron de integrar estas materias en la estructura de un sistema cataláctico. Finalmente se desarrolló la idea de que la doctrina moderna del valor, la doctrina subjetivista o de la utilidad marginal, es incapaz de explicar los problemas del poder adquisitivo del dinero.

Resulta fácil comprender cómo, en las circunstancias expuestas, inclusive las objeciones menos defendible que presentaban los partidarios del inflacionismo quedaron sin respuesta. El patrón oro perdió su popularidad porque durante mucho tiempo no se hicieron esfuerzos serios para demostrar sus ventajas y para refutar los argumentos de sus enemigos.

Parte 1

Parte 2

Parte 4

Curso para inversores bursátiles (clase 1): Mercado de capitales

Clase 1 | MERCADO DE CAPITALES | Claudio Zuchovicki

  • El rol del mercado de capitales en la economía.
  • ¿Por qué invertir en la bolsa?
  • Ventajas y condiciones para los inversores.
  • Participantes del mercado: Empresas que se financian en la bolsa; Sociedades de bolsa; Asesores de Inversiones; Calificadoras de riesgo; Inversores institucionales.
  • Actualidad del mercado de capitales en Argentina.

📚Material utilizado en la clase 👉 https://bit.ly/2NyLTEO

👉Bibliografía en PDF con descarga gratuita: https://www.fundacionbolsa.com.ar/pub…

Libro: “Reconstrucción monetaria” de Ludwig Von Mises (Parte 2)

Es imposible asir el significado de la idea de la moneda sana si no se hace uno cargo de que se concibió como un instrumento destinado a proteger las libertades civiles contra las invasiones despóticas por parte de los gobiernos. Ideológicamente pertenece a la misma categoría que las constituciones políticas y las declaraciones de derechos. La exigencia de garantías constitucionales y de declaraciones de derechos representó una reacción contra los regímenes arbitrarios y la inobservancia por los reyes de las costumbres tradicionales. El postulado de una moneda sana se esgrimió como una respuesta a la práctica de los príncipes de rebajar la ley de la moneda acuñada. Más tarde se elaboró y perfeccionó con cuidado en la época que, como resultado de su experiencia con la Moneda Continental de las Colonias Norteamericanas, con el papel-moneda de la Revolución Francesa y con el período de restricción en Inglaterra, había aprendido lo que un gobierno puede hacer al sistema monetario de una nación.

El cripto-despotismo moderno, que en los Estados Unidos de América ha usurpado el nombre de liberalismo, critica la negatividad del concepto de libertad. Esta censura carece de valor, toda vez que se relaciona puramente con la forma gramatical de la idea y no entiende que todos los derechos civiles pueden definirse con igual propiedad en términos afirmativas que en términos negativos. Son negativos en cuanto tienen por finalidad cerrar la puerta a un mal, como es la omnipotencia del poder público, e impedir que el Estado se convierta en totalitario. Son afirmativos en cuanto tienden a preservar el funcionamiento sin obstáculos del sistema de propiedad privada, el único sistema social que ha creado lo que llamamos civilización.

De esta suerte, el principio de la moneda sana reviste dos aspectos. Es afirmativo cuando sanciona la elección por el mercado de un medio de cambio de uso general. Es negativo cuando se opone a la propensión del gobierno a entrometerse con el sistema monetario.

El principio de la moneda sana derivó más bien de la interpretación que hicieron los economistas clásicos de la experiencia histórica, que de su análisis de los fenómenos del mercado. Se trataba de una experiencia susceptible de percibirse por un público mucho más numeroso que los reducidos círculos de personas versadas en la teoría económica. De allí que la idea de una moneda sana se convirtiera en uno de los puntos más populares del programa liberal. Tanto los amigos como los enemigos del liberalismo lo consideraron como uno de los postulados esenciales de una política liberal.

Moneda sana quiere decir un patrón metálico.

Para servir de patrón, las monedas deberían ser, en realidad, la cantidad fija del metal adoptado como talón que determinaran con precisión las leyes de cada país. Sólo las monedas con valor nominal superior al real y todas las clases de papel parecido a la moneda debían ser redimidas en moneda de curso legal, a su presentación y sin demora.

Parte 1

Parte 3

Curso para inversores bursátiles 2021

Todos los videos del curso brindado por la Fundación Bolsa de Comercio de Buenos Aires:

CLASE 1 – Curso para Inversores Bursátiles – YouTube

CLASE 2 – Curso para Inversores Bursátiles – YouTube

CLASE 3 – Curso para Inversores Bursátiles – YouTube

CLASE 4 – Curso para Inversores Bursátiles – YouTube

CLASE 5 – Curso para Inversores Bursátiles – YouTube

Clase 6 | OPERACIONES DE BOLSA I – YouTube

Clase 7 | OPERACIONES DE BOLSA II – YouTube

Clase 8 | ANÁLISIS Y GESTIÓN DE CARTERAS – YouTube

Clase 9 | FONDOS COMUNES DE INVERSIÓN – YouTube

Libro: “Reconstrucción monetaria” de Ludwig von Mises (Parte 1)

Capítulo I

EL PRINCIPIO DE UNA MONEDA SANA

I

La idea clásica de la moneda sana

El principio de una moneda sana que guió las doctrinas y políticas monetarias del siglo XIX fue un producto de la economía política clásica. Constituyó una parte esencial del programa liberal, tal como lo desarrolló la filosofía social del siglo XVIII y lo difundieron los partidos políticos más influyentes de Europa y América durante el siglo siguiente.

La doctrina liberal ve en la economía de mercado el mejor, inclusive el único sistema posible de organización económica de la sociedad.

La propiedad privada de los factores de la producción tiende a transferir el control de ésta a manos de quienes se hallan mejor capacitados para la tarea, y, de esta suerte, a procurar a todos los miembros de la sociedad la satisfacción más completa posible de sus necesidades. Ella atribuye a los consumidores el poder de elegir a aquellos proveedores que los abastezcan más barato de los artículos que solicitan con mayor urgencia y en esa forma sujeta a los empresarios y a los propietarios de los factores productivos, es decir, a los capitalistas y terratenientes, a la soberanía del público consumidor. Ella hace que las naciones y sus ciudadanos sean libres y proporciona sustento abundante para una población cada vez más numerosa.

Como sistema de cooperación pacífica con arreglo a la división del trabajo, la economía de mercado no podría funcionar sin una institución que garantizara a sus miembros que estarán protegidos en contra de los malhechores de adentro y de los enemigos de afuera. La agresión violenta únicamente puede frustrarse mediante la resistencia y la represión armadas. La sociedad necesita un aparato defensivo, un estado, un gobierno, una fuerza policíaca. Su funcionamiento sin tropiezos ha de salvaguardarse mediante el apresto incesante a repeler a los agresores. Mas entonces surge un nuevo peligro. ¿Cómo es posible mantener bajo control a aquellos a quienes se confía la dirección del aparato gubernamental, a fin de que no volteen sus armas contra aquellos a quienes deben servir? El problema político esencial estriba en cómo impedir que los gobernantes se conviertan en déspotas y esclavicen a los ciudadanos. La defensa de la libertad individual en contra de los abusos de los gobiernos tiránicos constituye el tema esencial de la historia de la civilización occidental. El rasgo característico de occidente se encuentra en el afán de sus pueblos por ser libres, preocupación que es desconocida de los orientales. Todas las maravillosas proezas de la civilización occidental son otros tantos frutos que han crecido en el árbol de la libertad.

Parte 2